EN DIRECTO Menú lateral
EL TIEMPO 728X90

EL CALLEJERO

Plaza de Moreno y Plaza de Marlasca

6
nov '18
En “El Callejero” mostramos algunas de las calles de Guadalajara y explicamos el porqué de su nombre. Hoy veremos la Plaza Moreno y la plaza Marlasca, ¿sabes por qué se llaman así?. Nosotros te lo contamos.
2- FINAL PLAZA

Las plazas que veremos hoy tienen una historia en común. La plaza Moreno era anteriormente conocida como plazuela de San Ginés, debido a que aquí se encontraba esta iglesia. Tras su demolición en el S. XIX se trasladó con parte de su mobiliario al convento de santo Domingo. Por su parte la plaza Marlasca fue uno de los nombres que tuvo la plaza de Santo Domingo .

En parte del solar del palacio de la Diputación se encontraba la casa de Alvar Gómez de Ciudad Real, importante noble y poeta del S.XVI. Sus descendientes construyeron en esta misma plaza el convento de la Concepción que estaría ubicado en la actual calle Exposición. Más tarde este lugarse convirtióen la sede del Ateneo Instructivo Obrero, para luego ser ocupado por el seminario de la orden religiosa de los Paules. Desde los 70, como si estuviera admirando el palacio de la Diputación, también se encuentra en esta plaza el busto de Francisco Layna Serrano, médico y gran historiador de la provincia.

¿Sabes quiénes fueron Moreno y Marlasca?

A Julián Antonio Moreno y José Marlasca les une una trágica historia. Tras la guerra de Independencia y la vuelta de Fernando VII al absolutismo, surgió en 1820 una revuelta que supuso tres años de gobierno liberal en España. Gracias al apoyo internacional, Fernando VII pudo recuperar las riendas del país. Con los Cien Mil hijos de San Luis, un ejército de ayuda francesa, se acabó con este Trienio Liberal.

En Guadalajara, tropas favorables al rey y la vuelta del absolutismo tuvieron una serie de enfrentamientos con los liberales. Moreno era un joven de unos diecinueve años, hijo del capitán liberal Ramón Antonio Moreno y en estos choques fue asesinado como represalia hacia su padre.

Marlasca era un militar liberal, teniente de Cazadores de Montaña que también fue asesinado. Aunque en diferentes días, los dos murieron por sus ideales, uniéndoles también un trágico y cruel final, ya que sus cuerpos fueron mutilados.

En 1842, ya restablecido el régimen constitucional, se produjo un homenaje en Guadalajara para estos dos represaliados del absolutismo. Fueron tomados como representantes de la lucha por la libertad y se colocó una urna con sus restos que hasta hace unos años se encontraba en el cementerio. Esta urna se llevó al CMI. A estos mártires se les dió el nombre de distintas plazas que fueron cambiando de lugar en nuestro callejero, así como el reconocimiento de héroes en Guadalajara.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK Más info