EL CALLEJERO

Calle Benito Hernando

9
may '18
En “El Callejero” mostramos algunas de las calles de Guadalajara y explicamos parte de su historia y el porqué de su nombre. Hoy veremos la calle Benito Hernando, ¿sabes por qué se llama así?. Nosotros te lo explicamos.
20180328 VTR CALLE BENITO HERNANDO.00_00_37_10.Imagen fija001

La actual calle Benito Hernando formaba parte de la antigua judería de la ciudad, de la que no queda nada salvo el nombre de otra vía, la calle Sinagoga. Anteriormente se llamaba calle Caldereros, ya que en esta zona se asentaban los artesanos del cobre que realizaban estos recipientes. Durante unas décadas en el siglo XIX, el convento de la Piedad empezó a guardar el Museo provincial, justo en la parte que daba a esta calle. Por ello pasó a ser conocida como calle del Museo, sobrenombre que todavía se mantiene. 

En 1917 se renombró como calle Benito Hernando ¿Sabes quién fue este hombre?

Benito Hernando De Blas Espinosa nació en el pueblo alcarreño de Cañizar en 1846. Hijo de cirujano, estudió el bachillerato en el instituto de Guadalajara.

Entre 1867 y 1870 se licenció y doctoró en Madrid en las carreras de Ciencias físicas y de Medicina. Con veinticinco años aprobó la oposición de la cátedra de terapéutica de la Universidad de Granada. Allí trabajó quince años, siendo también profesor libre de dermatología. Benito Hernando fue director del hospital San Juan de Dios y del de leprosos de San Lázaro en Granada. También escribió varios libros donde destaca “De la lepra en Granada” y una biografía sobre Cisneros, mostrando su gran interés por la historia.

En 1887 ocupó su cátedra en Madrid y finalmente ya muy enfermo vino a retirarse a Guadalajara. Aquí pasó sus últimos años, en la casa de su abuela, cerca de la iglesia de San Andrés donde vivió en su juventud los años que estudió en el instituto.

Benito Hernando fue un personaje muy reconocido para la comunidad médica y docente. Colaborador de Flores y abejas, muy querido en Guadalajara, días después de su muerte en 1916, el periódico se hizo eco de su pérdida. Un año después la ciudad le homenajeó con el nombre de la calle del instituto donde estudió.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK Más info